Campamento Ecológico Ya-koo | Mi mágico viaje a la Gran Sabana
3131
post-template-default,single,single-post,postid-3131,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Mi mágico viaje a la Gran Sabana

Mi mágico viaje a la Gran Sabana

La Gran Sabana o Parque Nacional Canaima está localizada al sur de Venezuela. Es uno de los parques más grandes del planeta y, sin duda, uno de los más impresionantes también. Siempre formó parte de mi lista de deseos desde hace un tiempo pero no había tenido oportunidad de conocerlo. Sin embargo, un día recibí la invitación de un grupo de amigos y sin pensarlo mucho acepté dicha propuesta. Para este tipo de viaje –el cual es lo que conocemos como “todo terreno”– uno tiene que ir bien preparado, ya que no hay señal telefónica y la gasolina es un factor importante, pues se encuentra escasa. Lo primordial era realizar un mercado con los alimentos y líquidos necesarios para los días de viaje… como dice el refrán “vale más prevenir que lamentar”. A todas las personas que me preguntan sobre la experiencia en La Gran Sabana les respondo de la misma manera: cada salto es mágico, ya que tiene su propia esencia individual que lo caracteriza. El tepuy es una clase de meseta que se erosionó a través de los años, su nombre proviene de una voz del indígena pemón que significa “montaña”.

Siempre tuve curiosidad por conocer a los pemones; son muy trabajadores, amables, simpáticos y humildes. Mis amigos y yo fuimos a un lugar que se llama salto El Hueso, que aunque su caída es pequeña resalta por la vegetación y los pozos que se forman en sus alrededores. En El Hueso se encuentra la piedra misteriosa, una roca negra grande casi perfectamente redonda. También tuvimos la oportunidad de conocer Torón-Merú, ya que el acceso estaba prohibido, pero una señora responsable de la comunidad en el granzón nos dio luz verde y ésta era la oportunidad de romper las reglas en el buen sentido de todo aventurero. También recorrimos Santa Elena de Uairén para tomar la respectiva foto en la línea de la frontera Venezuela-Brasil. Pienso que durante el viaje de regreso dejé de contar los kilómetros, ya que simplemente me había enamorado más de mi país y de lo espectacular que es este “Patrimonio de la Humanidad”. Esto ha sido uno de mis mejores viajes en la vida y lo recomiendo con los ojos cerrados a todas las personas.No abran caminos nuevos, cuidemos a nuestra flora, fauna y –sobre todo– a nuestra Venezuela que es de todos.

Paul Jiménez

Fuente; http://www.eluniversal.com/guia-turistica/131110/mi-magico-viaje-a-la-gran-sabana

No Comments

Post A Comment