Campamento Ecológico Ya-koo | La gran sabana
3129
post-template-default,single,single-post,postid-3129,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

La gran sabana

La gran sabana

“El Parque Nacional Canaima se creó mediante decreto el 12 de junio de 1.962 con una superficie aproximada de un millón de hectáreas”

A juzgar por las maravillas naturales con las que el Creador lo dotó, hay muchas razones para amar y defender a nuestro país del cual nunca nos cansaremos de decir que es el más bello del mundo.

Una de estas maravillas es La Gran Sabana, enclavada en el Parque Nacional Canaima, localizada en el macizo Guayanés, al sureste del Estado Bolívar fronterizo con Brasil.

Reunirse en familia para organizar el viaje desde Puerto La Cruz es fascinante. Que no falte nada, la comida, el reverbero, los platos y vasos que si son desechables mucho mejor para no contaminar las aguas si tenemos que fregar, los refrescos, los jugos y otras bebidas y todo lo necesario para cocinar al aire libre. Sin embargo, con la llamada “modernidad” que alcanza todos los rincones del mundo, quizás nos ahorremos algunas de estas cosas porque ya se consiguen allí restaurantes y comederos que nos hacen más fácil la estancia. Si es posible, ir en un vehículo de esos llamados 4X4 es mucho mejor para poder visitar los lugares más intrincados y bellos de la zona.

En aproximadamente doce horas, vamos vía El Tigre para luego tomar la carretera hacia Puerto Ordaz. De allí pasamos Upata, Tumeremo, Guasipati, El Callao y El Dorado, sitio donde según la leyenda vivía el Inca Maroa cuyo palacio era todo de oro y plata en homenaje al sol y la luna. Por esta historia fabulosa fue que llegaron a estas tierras de América conquistadores ambiciosos como Pizarro, Pedro de Unsúa o Sir Water Raleigh, atraídos por el “Mito del Dorado”.

Antes de llegar se encuentra un puente sobre el río Cuyuní, muy interesante, lamentablemente abandonado, que aseguran es obra de Gustave Eiffel, el mismísimo que construyó la famosa torre de París.

La entrada a la Gran Sabana la marca La Piedra de La Virgen, de allí en adelante se pueden ver infinidades de saltos y caídas de aguas verdaderamente impresionantes, además se disfruta del excelente clima que puede ser caluroso en el día pero bastante frío en las noches, lo que implica que hay que llevar vestimenta apropiada para los dos tipos de temperatura.

El idioma de los indígenas es el Pemón aún cuando la gran mayoría habla español. De allí los nombres de los lugares como El Danto, los Rápidos de Kamoirán, Salto Aponwao (Chinak-meru), Salto Kamá (Kamá Meru), Salto Kawi (Kawí Merú), Manakachí, El Tobogán, El Sapo, Quebrada Pacheco, Quebrada de Jaspe, Soroape, Salto Yuruaní y por supuesto los famosos Tepuyes entre los cuales sobresalen el Roraima y el Kukenán.

El Parque Nacional Canaima se creó mediante decreto el 12 de junio de 1962 con una superficie aproximada de un millón de hectáreas. En 1975 sus dimensiones fueron ampliadas a tres millones de hectáreas al anexarle el territorio de La Gran Sabana, lo que lo convierte en el sexto parque nacional (en dimensiones) en el mundo.

Estimado lector, si decide visitar la Gran Sabana en las venideras vacaciones de fin de año, por favor cuídela al máximo. Recoja sus desechos y no use detergentes que puedan enrarecer el agua. Preservémosla para las generaciones futuras.

 

Fuente: http://nuevaprensa.web.ve/npo/expreson/32050-qla-gran-sabanaq

No Comments

Post A Comment